lunes, 20 de julio de 2009

OBLIGADA REFLEXIÓN TRAS UN HECHO LAMENTABLE

Ayer conocíamos un lamentable suceso ocurrido en Isla Cristina, en la provincia de Huelva, y que tiene elementos comunes con otro ocurrido anteriormente en Baena (Córdoba). Siete menores de edad eran detenidos como presuntos autores de la violación de una niña de 13 años, que, además, tiene una deficiencia psíquica. El hecho es terrible, un verdadero horror, y debe llevarnos a todos, absolutamente a todos, a una reflexión profunda sobre qué puede conducir a este tipo de situaciones y cómo es posible poner las bases para evitar que se repitan en el futuro.

Lamento profundamente que haya ocurrido esto y me solidarizo tanto con la familia de la joven agredida como con todo el municipio de Isla Cristina, que está conmocionado por un acontecimiento tan horrible. No obstante, ante un suceso de este tipo los representantes públicos, especialmente, debemos contribuir a mantener la serenidad y no hacer demagogia ni política con el estómago, como parece ocurrir en el caso del PP, por las declaraciones que he oído hoy a un responsable provincial de dicha formación.

Que algo está fallando cuando sucede algo así, cuando un grupo de menores actúa de una forma tan atroz, es evidente. Debemos plantearnos, o replantearnos, qué valores están recibiendo estos jóvenes, que modelo social les estamos transmitiendo. Y en este ejercicio de reflexión colectiva debemos implicarnos, en mi opinión, todos, las instituciones públicas, los medios de comunicación y también, por supuesto, los padres.

Sobre los medios de comunicación habría que analizar también hasta qué punto la capacidad de autorregulación llega a todos por igual. Como ha ocurrido en otros casos en los que también han estado implicados menores, el trabajo riguroso y serio que realizan algunos medios o espacios informativos se ve perjudicado por el que realizan otros que priman el espectáculo y convierten los hechos en un horror retransmitido sin autocontrol y con todo lujo de detalles frívolos. Asimismo, las familias y las instituciones debemos contribuir a una educación en valores que destierren comportamientos tan deleznables, trabajar de manera conjunta por una verdadera educación para la ciudadanía.

1 comentario:

Marilo dijo...

Creo que has nombrado los elementos claves, para el análisis de lo que está sucediendo, estos son:
- Familia( puesto en primer lugar de manera consciente)

- Valores/ Modelo social( Aquí hablaríamos de instituciones públicas, agentes sociales...)

- Medios de comunicación 8 y la regulación de su control desde un punto de vista profesional)

- Y has nombrado, educación para la ciudadanía,o lo que es lo mmismo( añado, si me lo permites), ámbito educativo( guión largo y extenso para hablar)